Tratamientos de efecto Lifting

En el mercado existen tratamientos de efecto Lifting que no necesitan que la persona deba pasar por el quirófano. Los Institutos de belleza que promocionan estos tratamientos insisten en que después de la primera sesión, el paciente podrá notar una piel más luminosa y fresca, y una mejora sustancial en la apariencia cutánea, el tono muscular y la flaccidez.

Este tipo de tratamientos dura unos 30 minutos y puede realizarse en un Instituto de belleza abonando por sesión, unos 50 euros promedio. No precisa administrar anestesia de ningún tipo ni se debe pensar en un proceso de recuperación.

Los tratamientos de efecto Lifting suelen utilizar tecnología con luz infrarroja atérmica. Estos aparatos de última generación, emiten una luz especial que aumenta la capacidad y velocidad de reproducir las células de la piel. Además aceleran el proceso de formación del colágeno natural de la piel, que facilitan su tensado natural y la disminución de las arrugas, que da como resultado un aspecto más firme y rejuvenecido del rostro.

Este tipo de tratamientos de efecto Lifting no producen riesgos para la piel. El candidato no siente calor con la aplicación, ni enrojecimiento o hinchazón posterior que sí brinda por ejemplo el Lifting láser. Pero es necesario advertir que estos efectos no son duraderos como lo serían si una persona se somete a un Lifting tradicional. Además deben realizarse sesiones periódicas (al menos una por semana y un mantenimiento de dos por mes) para obtener resultados, que si bien son visibles, nunca se igualan a los que podrían obtenerse pasando por el quirófano.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR