Lifting de cuello

El lifting de cuello es una cirugía estética que se realiza para quitar las arrugas y el excedente de piel que se forma en el cuello, dando como resultado una piel más estirada y un aspecto más joven. Para que los resultados sean realmente óptimos, se suele acompañar la cirugía de un lifting facial y de otras cirugías como la liposucción de cuello, en la que se elimina el exceso de grasa tanto del cuello como de la papada.

Generalmente, un lifting de cuello puede durar entre 90 minutos y 2 horas, aunque el tiempo de la cirugía variará dependiendo del caso y de lo que tengan que hacer. Si sólo se realiza un lifting de cuello, es probable que el cirujano sugiera utilizar anestesia local con una sedación complementaria para mantener al paciente relajado durante la operación. Si se acompaña esta cirugía de otras cirugías estéticas, seguramente el cirujano recomendará el uso de anestesia general.

La técnica del lifting de cuello comprende dos incisiones. Una que se realiza por detrás de cada oreja y otra (de 5 centímetros aproximadamente) que se realiza sobre la nuca del cuello, al borde del nacimiento del pelo. Si el lifting es más complejo, se realiza también una pequeña incisión por debajo de la barbilla y/o complementar la operación con una liposucción de papada. La combinación de cirugías se hace para obtener mejores resultados.

Una vez realizadas las incisiones, el profesional separa la piel de los músculos del cuello y los tensa para eliminar las arrugas. Seguidamente, recorta el excedente de piel y realiza la sutura.

Si el lifting de cuello se realiza con anestesia local, no es necesario que el paciente permanezca internado en la clínica. Si se ha administrado anestesia general, es probable que el cirujano sugiera permanecer en la clínica por lo menos una noche.

Los resultados de un lifting de cuello suelen ser duraderos y muy notorios. El área del cuello se verá más juvenil y fresco durante varios años. El precio de un lifting de cuello en España podría rondar los 2800 euros.